Laboratorio Soluna

Aumenta el consumo de leches alternativas

Mientras que hay muchas investigaciones sobre los efectos de la leche de vaca en nuestra salud, hay muchas menos sobre las alternativas que no contienen lactosa.

Como demuestra el pasillo de las leches en los supermercados, hay una creciente demanda de estas leches alternativas hechas de soja, almendras, anacardos, avellanas, coco, nueces de macadamia, arroz, lino, avena o cáñamo.

El ingrediente principal está procesado y diluido con agua y otros ingredientes, incluidos estabilizadores como goma gellan y goma de algarrobo.

La leche de soja es el mejor remplazo de la leche de vaca en cuanto a la proteína, ya que es la única con un contenido de proteínas comparable.

Pero las proteínas en las bebidas alternativas pueden no ser «verdaderas» proteínas.

Puede ser de una proteína de una calidad sustancialmente más baja que la de la leche, lo cual resulta crítico en particular para los niños y los ancianos, que tienen una necesidad imperiosa de proteínas de alta calidad para el desarrollo de los huesos.

Hoy necesitamos lineamientos de salud pública para saber si las leches alternativas pueden ser utilizadas como un sustituto para la leche de vaca para los niños, así como para los ancianos.

Hacer que los niños dejen de tomar leche de vaca para tomar otras bebidas puede ser un problema de salud.

También existen preocupaciones sobre qué contienen los productos alternativos a la leche, así como sus carencias.

Mientras que la leche de vaca contiene lactosa, un azúcar que se produce de forma natural, las leches alternativas suelen tener azúcar añadida, que es más dañina para nuestra salud.

Decidir si beber leche de vaca o una de las tantas bebidas alternativas puede ser muy confuso, sobre todo porque hay muchas opciones.

Escoger tu leche o una bebida alternativa no es una cuestión de lo que se considera más o menos sano, sino que requiere leer la información nutricional de cada producto y decidir qué bebida es mejor para uno en particular.

Alguien que no es intolerante a la lactosa, que tiene alto riesgo de desarrollar osteoporosis o enfermedades coronarias, por ejemplo, puede optar por leche de vaca descremada, mientras que alguien a quien le preocupa el medio ambiente puede elegir la leche que tenga el menor costo ambiental.

En la mayoría de los casos, un sustituto o sustitutos, pueden usarse en lugar de la leche, sostienen los expertos.

 

«Puede remplazarse con otros productos. No existe un componente de la dieta o un alimento absolutamente necesario para nuestra salud«.

Share This