Laboratorio Soluna

Dieta para el equilibrio hormonal

Comer de manera inteligente, eligiendo alimentos que regulen el metabolismo en el punto exacto para que quemes grasa, es lo que proponen las dietas del control hormonal.

La dieta de control hormonal apunta a manejar la curva de la insulina y el glucagónhormonas antagonistas relacionadas con el nivel de glucosa en la sangre.

Cuando comes demasiado o abusas de los carbohidratos, la insulina se dispara y comienza una cadena de acciones desafortunadas: se rompe músculo, se acumula grasa.

En cambio, al comer proteínas, se estimula la hormona antagonista, el glucagón, que se libera cuando los niveles de glucosa están bajos y utiliza la grasa acumulada para elevarlos.

Esta dieta implica tres acciones que deberás seguir durante el día para que obtengas sus beneficios:

1- Comer 5 veces al día, cada 4 horas. Tres comidas fuertes y dos colaciones: tanto el ayuno como los atracones, disparan estas hormonas, lo que puede ocasionar problemas de salud como resistencia a la insulinadepresión y obesidad.

2- La fórmula alimentaría. La proporción ideal es ingerir en las 3 comidas principales 40% de carbohidratos, 30% de proteínas y 30% de grasas. Los carbohidratos permitidos son frutas y verduras porque son de absorción lenta, lo que evita que la insulina se dispare. Los carbohidratos prohibidos son el pan, las masas y el arroz.

Las mejores proteínas son el pollo, pavo, cortes magros de vacuno, pescado, quesillo o queso crema descremado, queso fresco, y clara de huevo. Las grasas que ayudan son las mono insaturadas, vegetales como las aceitunas, el aceite de oliva, y los frutos secos como almendras, nueces y cacahuates.

3- Hacer 30 minutos de ejercicio: ayuda a la metabolización de la glucosa, con ello disminuye la cantidad de insulina que debe ser secretada, lo cual estimula a que el cuerpo queme grasa.

Existe una relación ideal que ha sido, incluso, probada en Harvard, y se basa en la proporción de ingesta de carbohidratosproteínas y grasas que dura alrededor de 3 a 4 horas. Es decir, si comes con esa frecuencia y respetas la proporción, el metabolismo se mantiene en la zona ideal de quemar grasa.

Share This