Laboratorio Soluna

Menores de 1 año no deberían estar expuestos a pantallas de celular ni de TV

La Organización Mundial de la Salud también advirtió que quienes tienen entre 2 y 4 años no deberían pasar más de una hora diaria frente a pantallas del computador o de la televisión. Aumento del sedentarismo y complicaciones en la calidad del sueño, algunos de los problemas que están generando estos artefactos.

Según la OMS, “Lograr la salud para todos significa hacer lo mejor para la salud desde el inicio de la vida de las personas. La primera infancia es un período de rápido desarrollo y una época en la que los modos de vida familiar pueden adaptarse para mejorar la salud”.

Para la organización los menores de 1 año no deberían estar expuestos a ningún tipo de pantallas electrónicas como celulares, tabletas, televisores o computadores. Y quienes tienen entre 2 y 4 años tampoco deberían pasar más de una hora frente a estos aparatos.

¿La razón? De acuerdo con el organismo, este tipo de artefactos están influyendo en los índices de sedentarismo y afectando la calidad del sueño.

Lo ideal, dice la OMS, es que quienes tienes menos de 12 meses de edad estén físicamente activos a lo largo del día. En momentos de inactividad, lo aconsejable es que el cuidador o cuidadora les lea un cuento.

Con respecto a los niños de 1 año, no se recomienda que pasen tiempo en actividades sedentarias ante una pantalla (como ver la televisión o videos o jugar a juegos en la computadora). Para los niños de 2 años, el tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a una pantalla no debe exceder de una hora.

De hecho, advierte la OMS en un comunicado, el incumplimiento de las recomendaciones actuales sobre actividad física provoca más de 5 millones de muertes en todo el mundo cada año en todos los grupos de edad. Actualmente, más del 23% de los adultos y del 80% de los adolescentes no realizan suficiente actividad física.

A los ojos de la organización, es clave que los menores empiecen a hacer ejercicio desde temprana. “Si se establecen las costumbres relativas a la actividad física saludable, el sedentarismo y el sueño ayudan a moldear los hábitos a lo largo de la infancia, la adolescencia y la edad adulta”, señala.

Share This