Laboratorio Soluna

Tipos de Cabello

Descubre si el cabello seco es tu tipo

Se trata de un tipo de cabello con una alta concentración de potencial de hidrógeno o llamado pH, el cual es más ácido que en los cabellos normales. Este cabello tiene una característica muy importante, que es la falta de elasticidad y por ende, suelen volverse quebradizos.

Las glándulas sebáceas son las encargadas de producir sebo, cumplen con la función de hidratar el cuero cabelludo. Pero es nulo en los casos de cabellos secos, lo que provoca como resultado picazón e irritación del cuero cabelludo.

Es así que el pelo carece de flexibilidad y se torna vulnerable en general y sus puntas se abren con facilidad, lo que se denomina como las famosas horquetillas.

Por lo general la condición genética en este tipo de cabello en particular, además tenemos que mencionar que existen otros componentes que acostumbran a dañarlo y que favorecen esa resequedad del cabello.

Entre estas podemos mencionar: el agua del mar, el cloro de las piscinas, exceso de champús jabonosos, los rayos del sol, secados a altas temperaturas, coloraciones del cabello muy seguidas, entre otras.

Si lo notas sin vida, y que ha perdido su brillo y movimiento, también es otro síntoma de resequedad en el cabello, lo que indica que tienes un cabello del tipo seco.

¡Pero todo no está perdido! para este tipo de cabello, se debe realizar un tratamiento de  hidratación profunda, así como el uso de acondicionadores y un champú suave y enriquecido, tales como las ceramidas.

El cabello graso

Los cabellos grasos son de aspecto más brilloso, debido a la gran cantidad de grasa producida por la excesiva actividad de las glándulas sebáceas, lo que da como resultado tener un cabello sin vida y lacio.

Esto puede corresponder a cambios hormonales, que a menudo pueden evidenciarse durante la adolescencia (pubertad) o la menopausia.

Muchas personas por naturaleza tienen un cuero cabelludo graso, lo que puede dar como resultado un cabello graso.

Por lo general el cabello claro es mucho más fino que el oscuro, por lo que es más vulnerable a obtener un exceso de grasa.

Si lo notas sin vida, lacio y con aspecto con más brillo, tienes un cabello de tipo graso.

Para este tipo de cabello podemos lograr que el nivel de grasa se mantenga en forma neutral, se sugiere utilizar un champú suave con variedad de hierbas especiales y minerales para disminuir la actividad de las glándulas sebáceas.

Debido a sus características, se trata del tipo de cabello que suele ensuciarse con más periodicidad, y para ayudar a su limpieza es recomendable el uso de suplementos que contengan una gran variedad de hierbas especiales y minerales que aminoren la cantidad de grasa, como lo es Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas.

Cabello Normal

El cabello normal es el menos problemático, no tiene tendencia a la resequedad, ni tampoco a ser graso. Tampoco suelen padecer de puntas abiertas.

Si tienes un cabello con una presencia elástica, natural, con brillo, fuerte y de buena apariencia, estás de suerte, tu cabello es del tipo normal.

Una de las grandes ventajas de tener este tipo de cabello se encuentra, en que no exige ningún tratamiento específico, aunque por supuesto, no está salvo de descuidos.

Existen suplementos alimenticios con un gran contenido de vitaminas, minerales y nutrientes que nos ayudan a mantener el cabello saludable como lo es Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas.

Este estado saludable del cabello se mantiene hasta el momento de la adolescencia, cuando comienzan a surgir diversos factores hormonales que en algunos casos provocan desequilibrios;.

Existen otros factores que los provocan, como son los relacionados con la alimentación (dietas equivocadas e insuficientes), factores naturales (los rayos del sol y el agua de mar) y factores químicos (medicamentos y tinturas de cabello).

¿Cómo mantener mi cabello normal? para este tipo de cabello es recomendable lavarlo asiduamente para impedir que se vuelva graso. No existen problemas con el uso del secador.

Para mantener el cabello con su aspecto sano y saludable, se sugiere elegir un champú con buenos nutrientes y al mismo tiempo que sea suave.

Los procedimientos que se aplican para este tipo de cabello están dirigidos simplemente a mantener sus características.

Por lo tanto, evite tratamientos excesivos y cuidados invasivos, que en algunos casos podrían provocar un cuero cabelludo graso y resequedad en otros.

Share This